04 mayo 2011

Ford Focus 1.6 TDCi 115 CV Titanium, a prueba (I)

El nuevo Ford Focus lleva apenas dos meses a la venta, y por fin hemos podido echar el guante a una unidad para ofreceros una prueba a fondo. Este compacto es el principal motor de ventas de Ford en España y en medio mundo, y por primera vez en su historia es un modelo 100% global: desde China a Estados Unidos, pasando por Europa, el Ford Focus que se venderá en dichos mercados será como el que está en vuestras pantallas, a excepción de las motorizaciones, que se adaptan a los mercados.
Para Ford es un lanzamiento muy importante, y lo cierto es que no sólo han buscado hacer un buen compacto, han buscado hacer el mejor compacto del mercado. Es una afirmación muy severa y profunda, pero el arsenal tecnológico que carga (sin precedentes en un compacto), la evolución de su interior y la selección de motores ponen en jaque a las instituciones del segmento C, que deberían preocuparse muy seriamente. Es más, el Focus está ya superando sus expectativas de ventas en Europa.

Su primera generación lanzada en 1998 era un compacto diferente a lo que el mercado ofrecía, con una estética rompedora y unas excelentes cualidades dinámicas gracias a su suspensión independiente y la presencia de una brutal versión RS, aclamada por crítica y público. La segunda generación consolidó aún más desde 2004 su liderazgo en ventas, manteniéndose en el podio de matriculaciones español durante la práctica totalidad de su existencia, algo nada fácil de conseguir.
La tercera generación quiere aumentar su cuota de mercado, incluso careciendo de una versión de tres puertas, apoyada fundamentalmente en la tecnología, que ya os adelantamos en la crónica de su presentación, pero que iremos descubriendo poco a poco. La unidad probada es un cinco puertas con motor 1.6 TDCi de 115 CV, el turbodiésel que acumulará la mayor parte de la demanda española, asociado a un acabado Titanium, tope de gama y además bien cargado de extras.

A pesar de lo sumamante reciente de su matriculación – a día de hoy poco más de un mes – nuestra unidad fue recogida en Madrid con casi 3.000 km, por lo que su rodaje ya estaba más que completo. De color amarillo mostaza y con llantas de 17 pulgadas, el vehículo de pruebas llamaba la atención de manera clara. Me quedé sorprendido al comprobar la cantidad de nuevos Focus que ya podía ver en las carreteras, así que tendremos que descubrir que hay de especial en este compacto.

Fuente:www.diariomotor.com